blog

¿Cuándo se sienten las primeras patadas del bebé?

Todas las madres lo dicen: el momento en que se sienten las primeras patadas del bebé es absolutamente mágico.

La conexión madre-hijo está presente desde el principio, como vimos en este artículo sobre música para embarazadas, pero los movimientos del bebé la fortalecen de un modo emocionante y muy especial. ¿Cuándo puedes esperar sentir estas pataditas? 

¿Cuándo aparecen las primeras patadas del bebé?

Si eres madre primeriza, estas primeras patadas se harán notar alrededor de la semana 20. Esto es, al final del quinto mes de embarazo. Por algún motivo, los hijos de madres experimentadas son menos tímidos y su actividad se deja sentir a partir de la semana 16. No se conoce el porqué de esta diferencia temporal, pero el hecho es que existe. 

De todas formas, no todos los embarazos son iguales, así que no te preocupes si tu bebé tarda un poco más en llamar tu atención. Lo que sí te recomendamos es que te pongas en contacto con tu médico si no has notado nada en la semana 24. Los profesionales comprobarán que el latido y los movimientos fetales son adecuados y se corresponden con un bebé sano.

¿Cuándo se detienen los movimientos fetales?

Lo cierto es que, una vez han aparecido las primeras patadas, los movimientos fetales no se detendrán hasta el momento del parto y de hecho continuarán durante el mismo. 

¿Cómo reconocer las primeras patadas del bebé?

Una vez más, cada embarazo es distinto y comparar tu experiencia con la de otras personas no es buena idea. Esto puede crear expectativas que, de no cumplirse, podrían generar ansiedad o estrés. Experiencias que es mejor evitar.

Dicho esto, las primeras patadas pueden sentirse bien dentro del útero o ser tan fuertes que se noten al poner la mano en el exterior del vientre. La sensación es la de que algo suave rueda u ondea dentro de la barriga. A veces ese movimiento es más brusco y por eso se lo denomina patada.

En cuanto a la frecuencia de los movimientos, no se manejan cifras oficiales que te orienten acerca de cuánto debe moverse un bebé. No hace falta que cuentes el número de patadas. Basta con que conozcas cómo suele comportarse y que te pongas en contacto con tu médico si sus hábitos cambian de manera repentina. Por ejemplo:

  • Si notas que se mueve mucho menos. 
  • Si ya no notas que se mueva en absoluto.
  • Si su patrón de comportamiento ha cambiado mucho y muy bruscamente. Por ejemplo, si solo se movía un poco y ahora parece inquieto.  

Si los movimientos de tu bebé te preocupan, no uses un estetoscopio casero para consultar sus latidos. Este no es el método adecuado para comprobar la salud de tu bebé y puede asustarte más que tranquilizarte. Si has notado alguno de los cambios que mencionamos más arriba, nuestro consejo es que te pongas en contacto con tu médico. Él hará las pruebas pertinentes y tomará las decisiones necesarias para que la salud de tu bebé y la tuya estén a salvo.

Lo que sí puedes hacer es seguir leyendo nuestro blog para aprender todo lo posible sobre tu embarazo y el parto.