BLOG

Cuándo es necesaria una cesárea y cómo afrontarla

Cómo vas a tener a tu bebé es una de las primeras decisiones relevantes que vas a tomar en tu vida como madre.

La opción tradicional es el parto vaginal, pero las cesáreas programadas son cada vez más seguras y una buena alternativa. Pero ¿cuándo es necesaria una cesárea en realidad? 

¿Sabías que existen las cesáreas planeadas?

Son aquellas que se programan antes del momento del parto, por razones médicas, como que el bebé venga de nalgas y esa posición no cambie, o si hay algún problema de salud de la madre o el bebé.

También se programan cesáreas por razones no médicas cuando la madre prefiere mantener el control sobre el momento del nacimiento. Sobre todo, en casos en que la incertidumbre genera cuadros de ansiedad.

¿Cuándo es necesaria una cesárea de urgencia?

Tu médico podrá programar una cesárea por razones médicas antes del parto o una cesárea de emergencia durante el mismo. En este último caso, la cesárea se hará si el parto se estanca y dura demasiado. Según datos de los servicios públicos de salud británicos, este motivo supone un tercio de las cesáreas practicadas. Se realiza cuando el parto dura más de 20 horas, o 14 si la madre no es primeriza.

¿Cuándo es necesaria una cesárea programada antes del parto?

Cuando la posición del feto no es la idónea

La posición ideal para un parto vaginal es aquella en la que la cabeza del bebé se coloca cerca del canal del parto. En ocasiones, no obstante, los bebés adoptan posturas distintas. Es cuando nos encontramos con fetos de nalgas o colocados en posición transversal. Aunque un nacimiento vaginal en esas circunstancias es posible, aún hay muchos hospitales que no están especializados y prefieren programar una cesárea. Si quieres intentar un parto vaginal, infórmate bien de los hospitales que sí lo hacen. 

Caso de sufrimiento fetal

Se practicará una cesárea si el médico determina que el bebé no recibe suficiente oxígeno.

Bebé con defectos de nacimiento

En los casos en que los bebés sufren problemas tales como enfermedades cardiacas congénitas o exceso de líquido en el cerebro, los médicos suelen optar por las cesáreas para evitar complicaciones durante el parto.

Problemas de salud de la madre

Si la madre padece algún tipo de enfermedad cardiaca, diabetes gestacional complicada o presión arterial alta, no es extraño que se considere necesario el parto por cesárea. 

También se aplica a madres aquejadas de VIH, herpes genital o cualquier otra infección que pueda transmitirse al bebé a través del parto vaginal.

Prolapso del cordón

Se llama prolapso del cordón al hecho de que este se deslice por el cuello uterino antes que el propio bebé. Cuando esto sucede, puede que el flujo de sangre hacia él mengüe y resulte peligroso. Esto no es algo que suceda a menudo, pero es grave y se hace necesaria una cesárea de emergencia.

Desproporción cefalopélvica (CPD)

Se llama así a la pelvis de la madre cuando es demasiado pequeña para que haya un parto vaginal. O si la pelvis es normal, pero la cabeza del bebé es demasiado grande. En ambos casos, el nacimiento comporta peligros tanto para el propio bebé como para la madre, y por eso se necesita una cesárea.

Problemas de placenta

Tanto en casos de placenta previa como en casos de desplazamiento de placenta.

 

Como ves, los casos en los que es necesario practicar una cesárea están muy bien delimitados y no tienes de qué preocuparte. En cualquier caso, si necesitas más información, lee este artículo sobre el postparto tras una cesárea o contacta con nosotros.