BLOG

El proceso de recuperación después de un parto por cesárea

¿Es más larga o más complicada la recuperación tras un parto por cesárea? Te explicamos a continuación todo lo que necesitas saber para tu tranquilidad.

¿Qué es un parto por cesárea?

Una cesárea es una operación quirúrgica que favorece el nacimiento del bebé cuando se presentan complicaciones en el parto. Se trata una intervención segura, aunque lo cierto es que presenta más riesgos que los partos vaginales.

Para practicar una cesárea se realiza una incisión en el abdomen y el útero. Es por esta apertura por la que nace el bebé. Se recomienda en casos de emergencia cuando la vida del niño o de la madre corre riesgo y solo los obstetras pueden llevarla a cabo.

La recuperación en los partos por cesárea

Toda intervención quirúrgica lleva aparejada la aparición de dolor, al menos en cierto grado. Y también conlleva molestias. El plazo de recuperación tras un parto por cesárea es un poco más largo que el de un parto vaginal. Puedes permanecer ingresada hasta tres o cuatro días.

Existen algunos síntomas que se pueden sentir inmediatamente después del parto, como la sensación de picazón, dolor o malestar en el estómago. Se trata de molestias normales que se deben tanto a la propia cirugía como a los efectos de la anestesia. De hecho, si la cesárea requirió anestesia general, es posible que te sientas mareada durante algún tiempo. Tampoco son extraños los escalofríos y la confusión.

Las anestesias causan efectos extraños en el organismo y uno de ellos puede ser la tristeza. Es importante no confundir esta emoción pasajera y hasta cierto punto artificial con la depresión post parto.

Los primeros días de la recuperación tras un parto por cesárea

Al principio, durante los primeros días tras haber sido sometida a una cesárea, o durante las primeras semanas en algunos casos, es posible que sientas alguno o varios de estos síntomas:

  • Cansancio
  • Dolor en la zona donde se practicó la incisión. Lo normal es que el médico te proporcione analgésicos adecuados que no interfieran con la lactancia.
  • Estreñimiento o gases. Recuerda que el corte se hace en la pared abdominal y es posible que se manipule una parte del sistema digestivo.
  • Problemas de movilidad o para levantar al bebé.

Es conveniente no conducir, levantar pesos o ejercer presión sobre la herida de manera innecesaria. Será el médico quien determine cuándo puedes volver a tus actividades habituales. Pero no te asustes, el periodo de mayor incomodidad suele durar entre seis y ocho semanas, dependiendo de la capacidad de cicatrización del útero. También son seis semanas las que el médico suele prescribir antes de tener relaciones sexuales. En esto, los partos por cesárea coinciden con los partos vaginales.

Es posible que dar de mamar a tu bebé te produzca dolor si has pasado por un parto con cesárea. No te preocupes porque estas molestias también tienen solución. Intenta tenderte de costado o adopta la posición fetal. Verás como así se reduce la presión sobre el abdomen y los dos estáis más cómodos.

Caminar, el ejercicio más conveniente

Caminar debería formar parte de tu rutina de recuperación tras un parto por cesárea. Es cierto que no debes hacer ejercicio físico intenso ni levantar peso, pero caminar es muy beneficioso porque ayuda a prevenir coágulos y también ayuda a mantener el intestino en movimiento.

Eso sí, no te fuerces y, si lo necesitas, pide ayuda. Sobre todo, si vas a bajar o subir escaleras. También es aconsejable delegar en terceros las tareas domésticas. Date tiempo para recuperar tu ritmo de actividad, tu prioridad es cuidarte y cuidar del bebé.

¿Y qué pasa con las cicatrices tras un parto por cesárea?

Dependerá de la pericia del obstetra y del tipo de incisión pero, por lo general, las cicatrices de la cesárea tienden a reducirse e incluso a desaparecer. En muchas ocasiones quedan ocultas tras el bikini por lo que el impacto estético no es grande.

Y, si temes no poder volver a tener un parto vaginal, no te preocupes. No hay ninguna seguridad de que esto sea así. De hecho, la mayor parte de las mujeres pueden tener a sus hijos por vía vaginal en embarazos posteriores a un parto por cesárea.